Cómo acercar a los niños a la lectura y mejorar su comprensión desde la cuna de 0 a 2 años

bebé lectura

Mucho escuchamos sobre la importancia de la promoción lectora y el fomento a la lectura, pero poco sabemos sobre la mediación. La mediación a la lectura se refiere al acto de facilitar los procesos que se dan entre el libro y el lector, lo que resulta esencial sobre todo cuando estamos con niños que no saben leer.

Cuando hablamos de mediar antes de los dos años, lo hacemos de dos formas. Una de las formas es leerles. Que la lectura sea parte de su rutina. Que los momentos de afecto y regaloneo se conviertan en momentos de lectura, para así permitirles hacer una asociación positiva entre ésta y la sensación de bienestar al verse contenidos y queridos por el adulto.

Al leerles a nuestros hijos en esta edad, busquemos historias breves y muy sonoras. Que jueguen con las rimas, que se presten mucho a la oralidad. Aquellos escritos en rima que son repetitivos son muy adecuados en esta edad porque van acostumbrando el oído de los niños a la sonoridad de la lectura, a las pausas y a las inflexiones de la voz.

La segunda forma de mediar es asegurando que ese niño pueda estar en contacto con el libro cada vez que lo requiera: El libro debe ser un juguete, siempre al alcance de la mano, y, por qué no, de la boca.

A continuación, presentamos recomendaciones diferenciadas por la edad del niño que nos entrega la Fundación Educacional Oportunidad:

Entre 0 y 1 año, nuestros niños:

  • Escuchan y comprenden, aunque no puedan expresarse de forma verbal.
  • Conocen el mundo que los rodea a través del tacto, la vista, el oído.

¿Qué hacemos como mediadores?

  • Aseguramos el acceso y la exposición a libros y narraciones.
  • Los dejamos manipular libros de goma o género.
  • Buscamos libros con ilustraciones brillantes y contrastes.
  • Les contamos rimas, narraciones tradicionales, canciones que aprendimos en nuestra infancia.
  • Nos vinculamos emocionalmente con ellos a través de la lectura.
  • Leemos historias breves, muy orales, con rimas y repetición.
  • Construimos una rutina que incluye la lectura.

Entre 1 y 2 años, ellos ya:

  • Comienzan a verbalizar
  • Reconocen objetos y los nombran, los asocian con sonidos.

¿Cómo mediamos para ellos?

  • Les leemos.
  • Los dejamos manipular libros: cartón duro con punta roma, goma, género.
  • Buscamos libros con texturas y formas, interesantes de manipular.
  • Identificamos animales y objetos para que los encuentren en el libro.
  • Los invitamos a imitar sonidos de animales, medios de transporte, etc.
  • Buscamos libros con ilustraciones grandes, colores llamativos, imágenes cotidianas (animales, objetos) que capten su atención.

 

You Might Also Like